El diagnóstico de cáncer supone un golpe duro para el paciente. Cuando la vida se ve condicionada en gran medida por la enfermedad, aumenta el deseo de conservar la mayor normalidad posible en la vida cotidiana. Se concede una granimportancia al aspecto habitual, especialmente al pelo, ya que los cambios en él son evidentes. El pelo determina la propia identidad y para muchos pacientes constituye un componente importante para conservar la calidad de 

vida, convirtiéndose de ese modo en una gran ayuda a lo largo del tratamiento. Con DigniLife® y la posibilidad de conservar el propio pelo, queremos ayudar a los pacientes del mejor modo posible.